Como coleccionar billetes (II)

Juan Carlos I

Son los últimos que se han puesto en circulación, por lo tanto son los más corrientes, ya que prácticamente casi todos están circulando, a excepción de los que han sido sustituidos por monedas.

Para los coleccionistas lo que tiene mas interés son los billetes sin serie (la serie es la letra que va delante del número). La diferencia de precio en algunos es muy considerable, ya que cuanto más larga ha sido la tirada del billete, más escaso es el de sin serie, porque ha circulado más.

Otra variedad que hay en los billetes de Juan Carlos I es la de los números bajos que resultan muy atractivos para buena parte de los coleccionistas, y cuantos más ceros tenga la numeración del billete hacia la izquierda, más solicitado será. Aunque bajar del número, 100 es muy difícil, también se pueden conseguir todos los billetes con el mismo número aunque esto es ya un poco más complicado.

La serie 9A o serie de sustitución es la que utiliza la F.N.M.T. para reemplazar los billetes que han salido defectuosos y que han podido ser controlados antes de su puesta en circulación. Esta serie de sustitución existe en casi todos los países, pero cada banco Nacional las diferencia de distinta manera, bien puede ser una letra “R” o un asterisco. Suelen ser muy buscados y las de algunos paises alcanzan precios muy elevados.

9A

En esta última emisión en pesetas se da la particularidad de que el billete de 2.000 ptas fue sustituido por uno similar pero con las medidas de seguridad muy reforzadas para impedir su falsificación.

Como el billete es muy similar, y para evitar la duplicidad de numeraciones, el nuevo empezó a numerarse a partir de la serie 1S. La diferencia más ostensible con el billete anterior es que el segundo sólo tiene una numeración (como los demás de su misma emisión).

Se da el caso curioso de que debido a la falta de información por parte del Banco de España sobre la emisión de este billete muchas personas lo consideraron al principio como un error, incluso fue rechazado en muchos sitios por falso.

La emisión de este billete ha obligado a los colec­cionistas a poner en su colección dos billetes de 2.0U0 ptas, ya que son diferentes. La serie de sustitución en este segundo billete de 2.000 pesetas es la 9B para evi­tar la posible duplicidad de numeraciones.

En los billetes de 200 ptas de 16 Septiembre 1980, existe una serie especial que es la 8-A-B-C pero los motivos de su puesta en circulación no los tenemos muy claros.

Estado Español

Esta parte es la que reúne un mayor número de coleccionistas y además con diferencia del resto.

Las explicaciones pueden ser muchas desde el colorido de los billetes a los personajes y monumentos que se reflejan en el anverso y en el reverso. Pero quizás la más importante explicación que podemos dar es que este periodo tiene principio y fin, es decir, los billetes son accesibles a todo el mundo ya que todos podemos adaptarnos a coleccionar el estado de conservación más de acuerdo con nuestro presupuesto.

Lo más normal para empezar la colección es hacer un billete de cada tipo, los más baratos sin circular y los más raros se van comprando poco a poco y rebajando la calidad de conservación por su elevado precio hasta completar los 58 billetes que componen esta parte, luego con el tiempo se suelen ir mejorando las conservaciones de los billetes más accesibles, aunque a la larga siempre sale más económico comprar el billete definitivo a la primera oportunidad.

A partir de esta idea básica empiezan las variaciones, aunque el tema económico siempre suele estar presente, estableciendo un orden de dificultad se podrían clasificar:

  • Todos los billetes sin circular.
  • Igual a la anterior pero en parejas de dos billetes de numeración correlativa.
  • Todos los billetes sin serie v los que son con serie la letra A.
  • Igual a la anterior pero con parejas de dos billetes de numeración correlativa.
  • Todos los billetes sin serie y la letra A y los que son con serie la letra A y otra letra que suele ser la B.
  • Coleccionismo completo de Estado Español, que son todos los billetes con todas las series que se emitieron de cada uno (es interesante en el sentido de que se pueden observar todas las tonalidades de los billetes).

escanear0005

Últimamente hay una obsesión tremenda entre los coleccionistas por adquirir únicamente billetes sin circular que son los de denominamos vulgarmente “PLANCHA” y prefieren no tener un billete a tenerlo doblado. Esta corriente del coleccionismo del billete español lo que ha hecho que vaya subiendo constantemente los precios de los billetes “PLANCHA’ ya que hay muy pocos, y crear un desprecio absoluto hacia los billetes doblados, por difíciles que sean.

El problema que se plantea debido a esto es la manipulación de los billetes, entendiendo por manipulación toda alteración que se hace en un billete para hacerlo pasar de una buena conservación a uno “PLANCHA”. Con el tiempo, esa manipulación suele desaparecer y el billete vuelve a la conservación anterior (a veces peor) al haber sido manipulado, con el consiguiente descontento por parte del coleccionista que se siente engañado.

Al comprar un billete hay que tener en cuenta que el precio del billete “PLANCHA”, nos da el valor de las otras conservaciones, y si sube el billete en “PLANCHA” , también subirán las otras conservaciones, por lo tanto no hay que despreciarlas. Lo que revaloriza una colección de billetes es el conjunto, no solamente cuatro billetes por muy “PLANCHA” que sean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *