Cómo coleccionar billetes (V)

Billetes Clásicos

Cuando un coleccionista se decide a entrar en el mundo de los billetes del siglo XIX siempre encuentra dos problemas que le frenan para seguir adelante: El primer problema es el precio, que suele ser un poco alto en comparación con los billetes posteriores; el segundo problema con el que se encuentra el coleccionista es el de la conservación, ya que todos estos billetes suelen estar bastante circulados y también por desgracia bastante manipulados. Esta manipulación suele ser con fines fraudulentos, pero también hay ocasiones en que la manipulación sirve para aprovechar billetes tan deteriorados que de otra manera se perderían porque ningún coleccionista los querría por estar rotos o faltarles trozos.

Si el coleccionista puede superar estos problemas se da cuenta de lo diferentes que son estos billetes de los que él conocía del siglo XX . Para empezar está el de la banda de Tarlatana que llevaban como medida de seguridad (consiste en una malla de hilos que no está mezclada a la pasta de papel durante el proceso de fabricación sino adherida a presión por el reverso del billete).

3 copy 3 rev COPI

Otra diferencia radical es el de la calidad del papel, ya que al tener la pasta con la que se hacía el papel otra composición resulta mucho más pesado que el actual v con bastante mas grosor, por eso las dobleces estropean más los billetes.

Prácticamente todos los billetes fueron hechos en España a excepción de las series de 1 Julio de 1876 y la de 1º de Enero de 1884 que se encargaron a la empresa norteamericana “America Bank Note” de Nueva York, en ambas ocasiones se recurrió a esta empresa norteamericana para atender las necesidades de circulación monetaria en toda España que había crecido espectacularmente. La colaboración quedó rota ante la negativa de los americanos de dejar de utilizar las viñetas centrales de nuestros billetes en los billetes de otros países sudamericanos que también eran clientes de ellos.

Por razones económicas y de rapidez en la puesta en circulación, hubo un periodo entre el 1″ de Octubre de 1886 y 24 de Junio de 1898 en el que se intentó ter­minar con la variedad de personajes y tamaños de los billetes, por lo que en muchos de este periodo coinci­de bien el anverso o bien el reverso, así nos encontramos dos series de Goya y dos series de Jovellanos, pero esta experiencia se abandona a partir del 17 de Mayo de 1899 por no considerarla interesante.

1 copy

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *