Cómo coleccionar billetes (VI)

 

BANCOS PRIVADOS

Hasta el decreto de 1874 en España existían pluralidad de Bancos emisores que podían emitir billetes con el nombre del propio banco. En el momento de dictarse el citado decreto había entre dieciocho o veinte bancos locales el banco de España  les ofreció la posibilidad de fusionarse a él, canjeando su– acciones a la par. Casi todos aceptaron a excepción del de Barcelona y Bilbao.

A pesar de ser bastantes bancos, por desgracia para el coleccionista no se puede adquirir nada más que siete que son: Bilbao, Zaragoza, Valladolid, Cádiz, Málaga. Santander, y La Coruña

VALLADOLID

Todos estos billetes son de un, tamaño muy superior al que estamos acostumbrados, motivo que organiza un poco de problema a la hora de buscar un álbum para colocarlos. Suelen ser billetes que llevan alegorías, ya que la incorporación de personajes en ellos no empie­za hasta las series que se hicieron ya en pesetas y son billetes que normalmente solo se hacían por una cara (Unifaz). Normalmente llegan a nuestras manos bas­tante circulados, pues el motivo de la creación de estos Bancos Privados fue la gran expansión económica que tuvo ííI país en estos años, y el instrumento de pago monetario que se utilizaba, eran estos billetes.

Algunas veces los encontramos con matrices y sin fir­mar, lo que quiere decir que no fueron puestos en cir­culación, por lo que su precio, salvo en contadas excepciones, tiene que ser bastante inferior a los que circularon.

Quizás al ser una colección un poco limitada retrae al coleccionista de empezar con esta época, aunque real­mente lo que más lo limita es la división existente entre si coleccionar siglo XIX o solamente el siglo XX

OBLIGACIONES Y VALES CARLISTAS

Las guerras carlistas que tuvieron lugar el siglo pasado son el origen de este tipo de papel moneda, se hicieron en forma de obligaciones, que debían ser admitidas en determinados pagos (contribuciones y toda clase de deudas con e! estado).

Todo este tipo de papel moneda carlista, reúne unas características muy específicas. La más importante es el carácter de provisiónalidad que tienen todos los billetes; otra característica es la falta de calidad en el papel utilizado sin ninguna medida de seguridad(únicamente el sello en seco). Por otro lado, destaca la ausencia de calidad artística ya que no tienen ningún grabado, a excepción del medallón central. Además, todos, llevan ilustración por una sola cara.

CARLISTA

Respecto a su puesta en circulación se sabe poco, circularon por el Norte de la Península y debieron ser poco utilizados porque casi todos los que llegan a nuestras manos están en muy buena conservación, existen bastantes falsificaciones de época, aunque son fáciles de distinguir.

Referente a los vales que se emitieron para circular en Asturias y León hay muchos que dan lugar a pensar en su autenticidad, debido a que el papel es de una calidad muy inferior al utilizado normalmente para el papel moneda y el sello de tinta hav veces que es prácticamente ilegible.

Por las características que hemos mencionado anteriormente podemos decir que hay pocos coleccionistas de este tipo de papel moneda e incluso muchos de los que lo coleccionan no son coleccionistas de billetes sino que lo hacen por su relación con el tema Carlista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *